INICIO | MAPA |
CONSULTA ( FOTOS ) | LIBRO DE VISITAS | SOLO USUARIOS CON CONTRASEÑA | CITA PREVIA |

El Masajemocional
Consulta de Asesoramiento Terapeutico Deportivo y Emocional
Una Caricia al Alma

JUANKAR GARCIA
TERAPIAS
CONTACTO
COMO ES UNA SESION
LA FUSIÓN DEL TANTRA
CURSOS Y TALLERES
BLOGS PARA ALIMENTAR EL ALMA

Telefonos : 616.412.058 Donostia / San Sebastian

 

Lo que una mano debe saber al tocar un seno

Prominentes o pequeños, los senos son el gran símbolo sexual de occidente. Su papel central en la estimulación erótica de la mujer es alterado por la publicidad y el marketing que distorsiona sus abundantes cualidades y posibilidades de placer, encasillándolas en formas y portes irreales.

Insólito que con tanta exposición de pechos voluptuosos en cuanto cartel y aviso publicitario de la índole que sea, no estén disponibles en similar proporción las posibilidades sensoriales y de estimulación de los tan apetecidos senos. La mayor parte de la información es de auto cuidado, cáncer o lactancia, pero a la hora de saber cómo acercarse a ellos, tocarlos, estimularlos y gozarlos, la difusión es poca, muy poca.

Cada par de senos es único, cada mujer los desarrolla de manera distinta, a pesar de los intentos publicitarios por conciliar la forma más deseable en la voluptuosidad, redondez y gravedad. Unos son más grandes, se desarrollan hacia afuera, los hay más o menos redondos, puntudos, con pezones bien redondos y otros no tanto. Ninguna de estas características los hace más o menos “normales”, cada uno es como es.

No sólo la forma y el tamaño cambia de una mujer a otra, también la sensibilidad. Unas son capaces de explotar al tacto propio o de su amante, otras tardan más y algunas definitivamente tienen escasa o ninguna sensibilidad . Las razones, una mezcla de biología y psicología. Algunas mujeres tienen más terminaciones nerviosas localizadas en sus pezones y pechos que otras. Pero es relevante la relación íntima de una mujer con sus senos: ¿cómo los ve? ¿cómo se siente con ellos? ¿siente que son atractivos?.

Si le gustan y tiene una relación positiva con ellos, estará más abierta a las sensaciones físicas que le producen y es altamente probable que perciba esas sensaciones de una manera también positiva. En cambio, si la respuesta es negativa, no le gustan sus pechos, por las razones que sea, estará menos abierta, y en consecuencia, menos consciente de cualquier sensación que ellos puedan producir.

En la sensibilidad de los senos influye también el ciclo menstrual. En ocasiones se experimenta un ablandamiento que hace cualquier estímulo sexual poco deseables. No le pasa a todas, pero pasa. Durante la maternidad y lactancia la sensibilidad de los pechos al estímulo puede sufrir súbitos altibajos debido a los cambios físicos y fisiológicos que experimenta, pero no se relaciona directamente con la falta de deseo o sensibilidad.

Al tocar, no olvidar ...

Los senos se constituyen en una de las principales zonas erógenas en las mujeres y son el objeto de excitación visual por excelencia de los hombres: sólo la idea de mirarlos, acariciarlos o lamerlos les provoca excitación.

La estimulación de los pechos de la mujer suele conllevar una sensación de voluptuosidad en la vulva lo que se traduce en la lubricación de la vagina. Esto puede pasar inmediatamente o demorar, según sea el caso, se requiere habilidad para buscar el estímulo adecuado y despertar las terminaciones nerviosas que componen los senos.

Sus partes más sensibles son el pezón y la areola, que pueden estimularse manual y oralmente, con la succión como elemento determinante. Pero no olvide prestar atención al pecho completo, cada parte requiere de preocupación.

Puede comenzar descubriéndolos lentamente, en general, a las mujeres les gusta escuchar halagos a sus curvas y a sus formas, reafirmando lo central que resultan unos pechos bien valorados a la hora de su sensibilidad. Una manera tierna de acercarse es besándolos suavemente, completos, para después concentrarse en la zona de los pezones. Tomarlos con los labios es una buena idea y meterlos en la boca y succionarlos suavemente, aún mejor. No olvide alternar los dos senos periódicamente, ambos demandan placer.

Si la ternura es bienvenida, unos ligeros mordiscos del pezón y los tocamientos en sentido circular pueden lograr el efecto de mil caricias. Los pechos son muy sensibles a los cambios de temperatura, úselos a su favor: sople en la superficie húmeda, use besos húmedos, de arriba abajo con pequeños lamidos.

Los pezones son extremadamente sensibles tanto en los hombres como en las mujeres. Se pueden soplar, succionar, pellizcar suavemente o apretar entre los labios mientras se le dan ligeros toques con la lengua.

El placer obtenido y proporcionado por los pechos nada tiene que ver con el tamaño de ellos, sus características son las mismas sean grandes o pequeños.

Autor: Swami Ardhanari

No está permitida la copia y difusión sin previo aviso, sin que se cite explícitamente la dirección de esta web y su autor.

 El Masajemocional © copyright 2010 . Donostia, Gipuzkoa.
www.masajemocional.com


 


El Masajemocional © Copyright 2006 - 2020
Telefonos : 616.412.058 Donostia / San Sebastian
E-mail: jc@masajemocional.com