INICIO | MAPA |
CONSULTA ( FOTOS ) | LIBRO DE VISITAS | SOLO USUARIOS CON CONTRASEÑA | CITA PREVIA |

El Masajemocional
Consulta de Asesoramiento Terapeutico Deportivo y Emocional
Una Caricia al Alma

JUANKAR GARCIA
TERAPIAS
CONTACTO
COMO ES UNA SESION
LA FUSIÓN DEL TANTRA
CURSOS Y TALLERES
BLOGS PARA ALIMENTAR EL ALMA

Telefonos : 616.412.058 Donostia / San Sebastian

 

JESÚS, EL HIJO DEL HOMBRE

(1928)

LUCAS

Los hipócritas

Despreció Jesús a todos los hipócritas y los recriminó duramente. Su ira contra ellos caía cual rayo fulminante. En sus oídos, la voz de El era como un trueno cuyo estampido hacía temblar los corazones. Pidieron su muerte por el miedo espantoso que le tenían. Eran como topos; trabajaban en sus oscuras cuevas conspirando contra su vida, pero El jamás se dejó caer en sus trampas y ardides; se compadecía de su ignorancia, por cuanto sabía que no podían burlarse del Espíritu ni encaminarse al abismo.

Tomaba en sus manos un espejo y desde su fondo veía a los perezosos, los cojos, los desafortunados y los caídos a la orilla del camino rumbo a su tumba. Y tuvo compasión de todos, y su anhelo era elevarlos hasta su cabeza y cargarse con sus fardos. Sí; varias veces ha querido que sus debilidades y flaquezas se apoyaran sobre su brazo fuerte y firme.

En sus fallos no era tan severo contra el impostor, el ladrón y el homicida, tanto como en sus juicios contra los hipócritas, que enmascaraban sus rostros y ocultaban sus manos; con éstos era implacable, muy severo y terminante. En tantas ocasiones me puse a pensar en aquel corazón que recibía con toda bondad a todos aquellos que procedían del desierto árido de la vida, dándoles refugio y reposo, consuelo y calma dentro de su santo Templo. Jamás cerró sus puertas, salvo a los hipócritas.

Sucedió una vez, que mientras nos encontrábamos con El en el huerto de los granados, le dije:

-Maestro, tú perdonas a los pecadores, consuelas a los débiles y a los enfermos y no rechazas más que a los hipócritas.

Y me respondió:

-Has puesto tus palabras en su justo lugar al llamar débiles y enfermos a los pecadores. Sí, perdono la debilidad de sus cuerpos y sus espíritus enfermos, pues la incapacidad para cumplir su deber ha puesto un pesado fardo sobre sus espaldas, peso impuesto por sus padres o sus vecinos; mas no soporto a los hipócritas, porque cargan el pesado yugo sobre la cerviz de los humildes y buenos servidores. Empero los débiles, que tú llamas pecadores, son como polluelos sin plumas, caídos del nido, mientras el hipócrita es un milano apostado sobre una roca, acechando a la víctima inocente para precipitarse sobre ella. Los débiles son hombres y mujeres perdidos en un desierto; no así el hipócrita, porque conoce el sendero y ríe en medio de las arenas y los vientos. Es por eso que no admito a los hipócritas en mi compañía.

Así habló nuestro Maestro, cuyas palabras no alcancé a entender en ese entonces, pero hoy las entiendo. Por eso se juntaron los hipócritas de todo el país de Judea, y lo arrastraron y condenaron a muerte, creyendo que así se ajustaban a la ley y justificaban su crimen. El arma con que se defendían contra El ante los conciliábulos, era la ley de Moisés.

Así que los que transgredían la le de la aparición de cada aurora, para luego volver a violara por segunda vez al declinar la tarde, fueron los mismos que conspiraron contra su vida.

( Extraido del libro Jesús, el hijo del hombre ) Autor: Khalil.Gibran

Por favor tócame

  Considerando que un niño tiene aproximadamente 10.000 centímetros cuadrados de piel y un adulto 20.000, ¿cómo descuidar el valor de una caricia? 
  

Si soy tu bebé, tócame. Necesito tanto que me toques. No te limites a lavarme, cambiarme los pañales y alimentarme. Acúname cerca de tu cuerpo, besa mi carita y acaricia mi cuerpo. Tu caricia relajante, expresa seguridad y amor.

 Si soy tu niño tócame. Aunque yo me resista y te aleje. Persiste, encuentra la manera de satisfacer mis necesidades. El abrazo que me das por las noches endulza mis sueños. Las formas en que me tocas durante el día me dicen como sientes. 
 
 
 
Si soy tu adolescente, tócame. No creas que, porque sea casi adulto, no necesito saber que aun me cuidas. Necesito tus brazos cariñosos y tu voz llena de ternura. Cuando el camino se vuelve duro, el niño que hay en mi te necesita. 
 
  
 
Si soy tu amigo, tócame. No hay nada que me comunique mejor tu cariño que un abrazo tierno. Una caricia curativa cuando estoy deprimido, me asegura que me quieres y me informa que no estoy solo, y tu contacto pudiera ser el único que lo logre. 
 
 
 
Si soy tu hijo adulto, tócame. Si soy tu padre anciano, tócame, como me acariciaban cuando yo era pequeño. Toma mi mano, siéntate cerca de mí, dame tu fuerza y calienta mi cuerpo cansado con tu proximidad. Mi piel está arrugada, pero goza cuando es acariciada. 
 
 

No tengas temor… 

                                     sólo tócame

 

                                   A partir de todo lo escrito

 

¿Quien eres tu para juzgar el poder del tacto sea por la necesidad que sea?

o las acciones de  un conocid@, y estar al acecho para juzgarlo como un dios omnipotente, y  ponerte hablar a sus espaldas.

 antes de salvar al mundo, da tres vueltas a tu casa y salvate a ti mismo.

Es posible que lo sepas, o sea IGNORACIA PURA, pero todo lo que hagas el UNIVERSO te lo devolvera en su justa medida o sea MULTIPLICADO pos TRES.  

                                                     Swami Ardhanari

                                                     

No está permitida la copia y difusión sin previo aviso, sin que se cite explícitamente la dirección de esta web y su autor.

 El Masajemocional © copyright 2010 . Donostia, Gipuzkoa.
www.masajemocional.com


 


El Masajemocional © Copyright 2006 - 2020
Telefonos : 616.412.058 Donostia / San Sebastian
E-mail: jc@masajemocional.com